fbpx
Siluetaya.com

Razones para eliminar las sopas instantáneas de tu dieta

Amadas por unos y odiadas por otros, las sopas instantáneas son consumidas por una gran cantidad de personas, ya sea por su practicidad, facilidad y rapidez de preparación, por su bajo costo y accesibilidad o porque tienen algo en su sabor que las convierte en un antojo difícil de resistir.

Pero por mucho que disfrutes de este tipo de sopas o por fáciles que sean de preparar, siempre será mucho mejor que complementes tu comida con una sopa hecha en casa, adicionada con pollo o verduras para hacerla más nutritiva.

Y es que la Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco) advirtió recientemente que el consumo de sopas instantáneas afecta negativamente la salud, ya que además de que no aportan ningún nutriente, contienen un exceso de saborizantes artificiales y aditivos, los cuales pueden ocasionar malestares como dolor de cabeza, taquicardia y dificultad para respirar.

Según un análisis de calidad realizado por la Profeco, estas sopas no te nutren, pues su sabor no proviene de ingredientes naturales como los vegetales o la carne sino de saborizantes artificiales que no son buenos para el organismo.

Entre los ingredientes dañinos que contienen las sopas instantáneas destaca el glutamato monosódico, un aditivo muy común en los alimentos procesados, el cual se obtiene de plantas como el betabel o la caña de azúcar. Esta sustancia tiene un efecto potencializador de sabor, es decir, hace que la lengua se vuelva más receptiva a los alimentos… por eso te sabe tan rica esa sopa, aunque no sea nada nutritiva ni saludable.

Organismos como la Food & Drug Administration de Estados Unidos (FDA) y el Comité Mixto FAO/OMS de Expertos en Aditivos Alimentarios (JECFA) aseguran que dicho aditivo es un ingrediente seguro y que, a pesar de que hay personas que sufren efectos adversos por su consumo, no se han encontrado reacciones consistentes.

Sin embargo, los detractores del glutamato monosódico señalan que existen investigaciones que prueban su relación con síntomas como adormecimiento de la boca, dificultad para respirar, sudoración, dolor de pecho, debilidad, dolor de cabeza, taquicardia, sofocación y sensación de presión en la cara.

Por otro lado, algunos estudios han demostrado que este aditivo interviene en la parte del cerebro que regula la saciedad, lo cual hace que las personas no se sientan satisfechas por más que coman, y eso a su vez propicia el sobrepeso y la obesidad, además de provocar cierta toxicidad a nivel neuronal y hepático.

Por si esto fuera poco, la Profeco advierte que las sopas instantáneas son de los productos que contienen una mayor cantidad de sodio.

Así que, por todas estas razones, lo mejor será que si acostumbras consumirlas, las elimines de tu dieta o reduzcas su consumo al mínimo para evitar las mencionadas afectaciones a la salud. Mejor date el tiempo para preparar una sopa casera con caldo de carne y verduras; quedará mucho más rica y será realmente nutritiva.

Finalmente, la Profeco comparó el aporte nutricional de las sopas instantáneas respecto a unos tacos de frijoles, un sándwich de jamón con queso y una lata de atún, los cuales también son alimentos muy rápidos y fáciles de preparar.

El resultado fue que el aporte nutricional del sándwich, los tacos de frijoles o la lata de atún supera al de las sopas instantáneas; aunque las calorías de los tres primeros sean similares, todos ellos acompañan este aporte con un contenido superior en proteínas y menor en grasa y carbohidratos.

Así que existen opciones que te nutren más, sin ser costosas ni requerir un proceso complicado de preparación. Toma esto en cuenta la próxima vez que vayas a hacer la despensa y realiza compras más inteligentes, con tu salud como prioridad.

Post A Comment

¿Necesitas ayuda?
Please accept our privacy policy first to start a conversation.